Conectando con lo divino

Las principales religiones del mundo y sus creencias…

Todos queremos pasar por la vida con éxito, con la sensación de haberlo hecho bien. ¿Y qué pasa con las principales religiones del mundo? ¿Hay algo en ellas que pueda dar a nuestras vidas mayor profundidad y dirección?

A continuación se analizan las 3 principales religiones del mundo… El hinduismo, la espiritualidad de la Nueva Era, y el cristianismo.* Hay una breve descripción de cada una, su visión de Dios y lo que una persona puede obtener de esa religión. El final explica en qué se diferencian las enseñanzas de Jesús de las principales religiones.

Cada una de estas religiones tiene sectas con diferentes creencias. La descripción que se hace aquí se centra en las creencias fundamentales de cada religión. Se podría hablar de otras religiones importantes, como el judaísmo, pero por razones de brevedad, hemos elegido éstas.

  • El hinduismo y sus creencias

La mayoría de los hindúes rinden culto a un Ser de la unidad última (Brahman) a través de infinitas representaciones de dioses y diosas. Estas diversas deidades se encarnan en ídolos, templos, gurús, ríos, animales, etc.

Los hindúes creen que su posición en esta vida presente está determinada por sus acciones en una vida anterior. Por lo tanto, el hinduismo ofrece una posible explicación para el sufrimiento y el mal en esta vida. 

Si el comportamiento anterior de una persona fue malvado, puede estar justificado que experimente tremendas dificultades en esta vida. El dolor, la enfermedad, la pobreza o una catástrofe como una inundación son merecidos por esa persona debido a sus propias acciones malvadas, generalmente de una vida anterior.

El objetivo de un hindú es liberarse de la ley del karma… liberarse de las continuas reencarnaciones. Sólo importa el alma, que un día se liberará del ciclo de renacimientos y estará en reposo.

El hinduismo permite a la persona elegir cómo trabajar hacia la perfección espiritual. Hay tres formas posibles de acabar con este ciclo del karma: 1. Ser devoto amoroso de cualquiera de las deidades hindúes; 2. 

Crecer en conocimiento a través de la meditación de Brahman (la unidad)… para darse cuenta de que las circunstancias de la vida no son reales, que el yo es una ilusión y que sólo Brahman es real; 3. Dedicarse a diversas ceremonias y ritos religiosos.

  • La espiritualidad de la Nueva Era y sus creencias

La Espiritualidad de la Nueva Era promueve el desarrollo del propio poder o divinidad de la persona. Cuando se refiere a la deidad, un seguidor de este tipo de espiritualidad no está hablando de un Dios trascendente y personal que creó el universo, sino que se refiere a una conciencia superior dentro de sí mismo. Una persona que persigue el desarrollo espiritual se ve a sí misma como la deidad, el cosmos, el universo. De hecho, todo lo que la persona ve, oye, siente o imagina debe considerarse divino.

Altamente ecléctica, la Espiritualidad de la Nueva Era es una colección de antiguas tradiciones espirituales, enseñadas por una gran variedad de oradores, libros y seminarios. Reconoce a muchos dioses y diosas, como en el hinduismo. 

La Tierra se considera la fuente de toda la espiritualidad, y tiene su propia inteligencia, emociones y deidad. Pero lo más importante es el yo. El yo es el originador, el controlador y el poder sobre todo. No existe ninguna realidad fuera de lo que la persona determina.

La Nueva Era enseña misticismo oriental y técnicas espirituales, metafísicas y psíquicas, como ejercicios de respiración, cantos, tambores, meditación… para desarrollar una conciencia alterada y la propia divinidad.

Todo lo negativo que una persona experimenta (fracasos, tristeza, ira, egoísmo, dolor) se considera una ilusión. Creyendo que son completamente soberanos sobre su vida, nada de su vida es malo, negativo o doloroso. 

Con el tiempo, la persona se desarrolla espiritualmente hasta el punto de que no existe una realidad objetiva y externa. La persona, al convertirse en un dios, crea su propia realidad.

  • El cristianismo y sus creencias

Los cristianos creen en un Dios eterno que es creador de todo lo que existe. Se le considera un Dios amoroso que ofrece a todos una relación personal con él ahora en esta vida.

En su vida en la Tierra, Jesucristo no se identificó como un profeta que señalaba a Dios o como un maestro de la iluminación. Más bien, Jesús afirmó ser Dios en forma humana. Hizo milagros, perdonó a la gente de sus pecados y dijo que todo aquel que creyera en él tendría vida eterna.

Los seguidores de Jesús consideran la Biblia como el mensaje escrito de Dios a la humanidad. Además de ser un registro histórico de la vida y los milagros de Jesús, la Biblia revela su personalidad, su amor y su verdad, y cómo se puede conocer a Dios y relacionarse con él, como se haría con un amigo.

Los cristianos creen que todas las personas pecan, incluidos ellos mismos. Ven a Jesús como su Salvador, como el Mesías que fue profetizado por todos los profetas del Antiguo Testamento, en la Biblia. 

Creen que Jesucristo, por amor a nosotros, pagó el pecado por toda la humanidad muriendo en una cruz. Tres días más tarde, resucitó de entre los muertos como había prometido, demostrando su deidad.